Teounder

Captura de pantalla 2019-03-31 a la(s) 19.37.00

Thomas Moore, la divinidad está en el alma

Es imposible definir con precisión qué es el alma. En todo caso, la definición supone un quehacer intelectual, y el alma prefiere imaginar.

Thomas Moore nació en 1940 en Estados Unidos. A la edad de 13 años, escuchando el llamado de su alma, se unió a la Orden de los Siervos de María, conocidos como servitas, donde estudió filosofía y música. Varios años después, justo antes de ser ordenado, abandonó los hábitos para obtener una licenciatura en Artes, una maestría en Artes en musicología, una maestría en Artes en Teología y un doctorado en Filosofía de la Religión.

Durante años ha ejercido como psicoterapeuta, conferencista, columnista y escritor.  Sus ideas en torno a la necesidad de cultivar lo profundo y lo sagrado en la vida cotidiana, y sus aportes sobre la terrible pérdida del alma en la actualidad —que se manifiesta en forma de vacío o depresión— lo han llevado a ser considerado uno de los maestros espirituales más influyentes de los últimos años.

En uno de sus libros más conocidos, El cuidado del alma, nos invita a devolverle a la vida espiritual y simbólica su lugar, donde el ritual, el asombro, la imaginación, la pausa, el silencio, los sueños, el arte y la belleza se nos presentan como manifestaciones de la divinidad en medio de un mundo caótico y enfermo, carente de alma. Otro de sus reconocidos textos, llamado Las noches oscuras del alma para invocar la metáfora de San Juan de la Cruz, es una exhortación a reconocernos en aquellos pasajes donde el dolor, el sufrimiento, la enfermedad y la soledad son protagonistas en nuestro viaje espiritual para encontrar la luz en las grandes pruebas de la vida. En Jesús y el alma de los Evangelios, Moore nos presenta a un Jesús como maestro y guía que nos permite vernos en el espejo a nosotros mismos en confrontación con nuestro propio ego para dar comienzo a nuestra iniciación espiritual y conocer en este mundo el auténtico Reino que tanto proclamó el Mesías, pues como bien lo dijo Lucas, «el reino de Dios está dentro de tí».

Una de sus últimas publicaciones, En busca de una religión personal: guía para crear una espiritualidad personal en un mundo secular, Moore busca en la literatura, en la filosofía, en las artes, en la conversación y el tejido humano, una espiritualidad alejada de los dogmas propuestos por las religiones hegemónicas. Mientras estas nos alejan de la divinidad y de nuestra propia alma, en una realidad en el que la razón, la verdad absoluta y la tecnología nos ofrecen mejores mundos, los seres humanos, cada vez más angustiados y deprimidos, caemos en el vacío del capitalismo que nos separa del misticismo y la espiritualidad, aspectos que van, sin duda, mucho más allá de la vida material a la que nos vemos cada vez más atraídos. Para él, la crisis de la trascendencia que vive actualmente la humanidad necesita de una renovación de la espiritualidad para encontrar en nuestro interior aquello que nos brinda un propósito y le da sentido a nuestras vidas, y que debe estar, según él, más allá de las estructuras religiosas tradicionales, pues la divinidad siempre ha habitado en el interior de nuestra alma.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Close Menu